sábado, 6 de febrero de 2010

Un buen Murcia se topa con un inspirado Bravo, 1-1.

A los Mundiales van los mejores. Allí, salvo lesión, estará Bravo, el portero chileno de la Real Sociedad. El sudamericano anda sobrado en Segunda División y los grandes del fútbol español le siguen de cerca. Hoy volvió a demostrar que su presencia en la categoría de plata es una anécdota. Debería estar al más alto nivel. Él solo rompió el trabajo del Real Murcia, que llevó a cabo todo lo que estaba en su mano para conseguir los tres puntos. El único ‘pero’ es que se encontró con la soberbia actuación del meta rival.

A Nueva Condomina la Real Sociedad llegaba con la intención de romper la mala racha de resultados y acostarse como líder. A priori era el favorito, pues nosotros pelamos por otras metas, estamos en la parte baja. La dinámica y la ilusión estaban a nuestro favor, la lógica era para los donostiarras. Pero en el fútbol pocas veces se da lo que se presupone, lo que todos piensan. Y hoy pasó eso. Desde el pitido inicial el Real Murcia mandó en el terreno de juego, dominó el balón con Bruno y Mejía sobresalientes en la media y con velocidad por las bandas, sobre todo con Isaac y Sergio Escudero. Nsue fue el único que lo intentó por los realistas, pero sin acierto. La primera aparición de Bravo fue un remate de cabeza de Sergio Fernández que detuvo el portero.

La presión de los futbolistas del Real Murcia rompió a los visitantes. En ningún momento estuvieron cómodos con el ritmo del partido, y eso que el colegiado fue permisivo con ellos. Les dejó sin señalar numerosas faltas en todo el terreno de juego, quizás un penalti sobre Natalio… cosas a las que ya estamos acostumbrados. Rivas y Elustondo fueron una isla, al igual que Zurutuza, que fue sustituido en el descanso.

Con una sensación de que la victoria estaba cerca nos fuimos al descanso. Nuestra defensa estaba fuerte, el centro del campo era superior y arriba Natalio y Chando, acompañados por Isaac y Capdevila, incordiaban a la defensa. Pero la alegría en casa del Real Murcia parece que nunca puede ser completa. Chando pudo adelantarnos tras una jugada sensacional. El balear controló un centro de Capdevila, recortó a su par, sacó el fúsil pero… Bravo! Y lo peor, a la contra Bueno sacó tajada y marcó prácticamente sin querer…

El equipo no se derrumbó, se vino arriba. Empujado por una afición que no paró de alentar durante los noventa minutos. Apareció en ataque Bruno y de tres metió una, quizás la menos esperada. Dos disparos lejanos y abajo que detuvo Bravo y una falta. El disparo a balón parado pegó en la defensa y fue gol.

En los instantes finales bajó el ritmo pero no gozamos de dos claras ocasiones. En ambas estuvo Kike, cuyos pases a Capdevila y Luque no acabaron el gol por Bravo y la mala puntería. El choque acabó en empate pero la grada quiso agradecer a los suyos su gran tarde de fútbol, despidiendo al equipo con una gran ovación.

REAL MURCIA: Elía; De Coz, Iñaki Bea, Sergio Fernández, Sergio Escudero; Álvaro Mejía, Bruno, Isaac Jové, Capdevila (Luque, m.81); Natalio (Kike, m.75) y Chando (Mario Rosas, m.87).
REAL SOCIEDAD: Claudio Bravo; Carlos Martínez, Ansotegi, Labaka, Mikel González (De la Bella, m.29); Diego Rivas, Elustondo, Nsue (Griezmann, m.80), Aranburu (Songo'o, m.46), Zurutuza; y Carlos Bueno.
GOLES: 0-1. M.51: Carlos Bueno. 1-1. M.56: Labaka (pp)
ÁRBITRO: Carlos Del Cerro Grande, del comité madrileño. Mostró la tarjeta amarilla a los locales Iñaki Bea y Álvaro Mejía y a los visitantes Aranburu y Diego Rivas.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la vigésimo tercera jornada de la Liga en Segunda División que se disputó en el estadio Nueva Condomina de Murcia ante 12.664 espectadores.



Fuente: Real Murcia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada