domingo, 28 de febrero de 2010

El Real Murcia vence en Salamanca, 0-2 y sale de los puestos de descenso

Para saber la importancia de esta victoria había que mirar la celebración del 0-2, las caras de los futbolistas cuando buscaban el autobús o las de los numerosos fieles que esperaron a la salida a los jugadores. Era felicidad, todos se abrazaban, era el día que todos esperábamos desde hace mucho tiempo. Cada jugador escuchaba como se coreaba su nombre, al igual que el entrenador, que animaba a los aficionados a seguir en esta línea y les agradecía su apoyo.

El equipo ha sufrido mucho y en la tarde de hoy no ha sido menos. Un día para todo menos para jugar al fútbol es lo que se vivió en Salamanca. Lluvia, frío y un viento que no permitía prácticamente dar un pase al equipo que lo tenía en contra. El primero en tener que sufrirlo fue el Real Murcia. Antes de notarlo abrió el marcador con una genialidad de un futbolista con el que se está haciendo justicia. Bruno se sacó de la chistera un auténtico golazo en el segundo minuto de partido que dejó aún más helado a la escuadra local. El jerezano no lo celebró por respeto a la que fue su afición.

Los nervios incrementaron en los charros y el cuadro grana sobrevivió sin problemas en la primera mitad. Incluso tuvo opciones de aumentar la ventaja, pero el remate de Chando, tras buscarse hueco en el área, lo despejó Ribas. Los locales no supieron aprovechar tener el viento a favor, no hilaron una jugada de ataque clara ya que siempre chocaban con un rival bien plantado atrás. El balón era suyo pero Elía no pasó apuros. El poco trabajo que tuvo el cancerbero navarro en la primera mitad le vino en el primer cuarto de hora de la segunda. La UD Salamanca se volcó al ataque, encerró a los visitantes y dispuso de claras ocasiones para empatar. Elía, la madera y la excelente defensa de los de José González anularon los intentos de Sevilla y Hugo Leal.

A pesar de no tener el balón, de sufrir el acoso de los locales, el Real Murcia pudo romper en pedazos a la Unión Deportiva. Los contragolpes eran muy claros, de uno contra uno. Natalio, Isaac, Chando, Kike y Bruno pudieron hacer sentenciar pero no acertaron en la definición. Se había perdonado tanto que a todos se nos pasaba por la cabeza el partido de la primera vuelta, donde nos empataron en el último minuto. Las faltas que enviaban al área los de Sito Castro ponían de los nervios al personal grana, a todos menos a la defensa, liderada por Iñaki Bea y Sergio Fernández, ayudados por Mejía en los balones aéreos.

En el último suspiro, en un descuento donde los locales se quedaron con diez por la expulsión de Zamora, Capdevila nos regaló la tranquilidad. Se plantó ante Ribas y con frialdad mandó el balón a las mallas de la portería. Todos se fueron al fondo donde estaban los aficionados pimentoneros y allí comenzó la fiesta.

Salamanca: Biel Ribas, Raúl Gañán, Goikoetxea (min. 45, Zamora), David Lombán, Rossato, Hugo Leal (min. 63, Linares), Salva Sevilla, Toti, Cuéllar, Quique Martín (min. 67, Laionel) y Despotovic.
Real Murcia: Elia, De Coz, Iñaki Bea, Sergio Fernández, Sergio Escudero, Bruno, Mejían, Isaac (min. 62, Capdevila), Natalio (min. 55, Kike García), Pedro y Chando (min. 79, Pereyra).
Goles: 0-1, min.2: Bruno, de falta directa. 0-2, min.94: Capdevila.
Árbitro: Amoedo Chas (colegio gallego). Amonestó a Laionel, por el Salamanca; y a Isaac Jové, Pedro y a Bruno, por el Murcia. Expulsó a Zamora en el minuto 84.
Incidencias: Partido jugado en el estadio Helmántico, con un fuerte viento, ante 4.193 espectadores

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada