domingo, 3 de enero de 2010

El Real Murcia empata en Vigo, 1-1

Este equipo tiene hambre. Podrá jugar mejor o peor, pero nadie le puede negar la entrega, el luchar hasta el final por defender el escudo que llevan. Y hoy lo volvieron a demostrar, una vez más se dejaron la piel en el terreno de juego. El punto no es malo, pero nos venimos con rabia porque la victoria era nuestra. La tuvimos cerca pero se nos escapó. Pero esta es la imagen que tenemos que mostrar sobre todo fuera de Nueva Condomina, donde tenemos que pescar todos los puntos posibles para salir de esta delicada situación.

El partido de hoy era más que complicado. Perder nos dejaba más que tocados y había que estar muy concentrados. Así fue. El rival, el RC Celta, no estuvo a gusto en ningún momento, ni cuando fue el dueño absoluto del balón. Ellos también se jugaban mucho aunque están en mejor posición que nosotros. Sus primeros minutos fueron notables, tienen futbolistas de mucha calidad y tocaban el esférico de un lado para otro. Se encontraron con un Real Murcia muy ordenado, sin licencias en la zona defensiva, con garra, mordiendo en cada balón. Su escaso acierto ofensivo hizo que nos fuésemos quitando la presión y ellos viendo que podíamos hacerle daño. La muestra, que la mejor oportunidad del primer tiempo fue para el Real Murcia en las botas de Chando. El ariete balear se zafó de la defensa tras dos recortes y su disparo, en buena posición, salió cruzado.

Les metimos el miedo en el cuerpo y en la segunda parte no tenían las ideas tan claras. Adelantamos las líneas en la presión y nosotros sí que nos acercábamos con peligro. Tras unos intentos fallidos llegó el gol de Natalio, premio al esfuerzo por su extraordinario trabajo. Gran centro de Isaac desde la derecha y el delantero valenciano, en plancha, silenció Balaídos. Eran nuestros mejores minutos y pudimos sentenciar, pero Chando no aprovechó una ocasión de lujo. Gracias a la presión ejercida junto a Isaac consiguió robar el balón en el centro del campo, se plantó en el área ante Falcón y cuando se decidía a tirar a puerta un defensa mandó el esférico a saque de esquina.

Del 0-2 pasamos al infierno. Botelho, tan buen jugador como actor, fingió una agresión de Mejía y el colegiado expulsó de forma injusta al futbolista grana. Desde ese momento, más de media hora contando la prolongación, fue un monólogo local. No quedaba otra que estar atrás, todos juntos. El único que se descolgaba era Natalio, que corría detrás de la defensa cuando intentaban sacar el balón jugado. El trabajo fue sobresaliente, llegaban poco y cuando lo hacían se encontraban con un fenomenal Alberto Cifuentes, dueño del juego aéreo en el área del Real Murcia.

Cuando el partido llegaba a los minutos finales ocurrió lo que nadie pensaba ni deseaba. Fallo de la zaga en un saque de puerta de Falcón y Joselu, de tiro cruzado, bate a Cifuentes. La victoria se nos fue pero conseguimos mantener un punto que debe servir como un punto de inflexión que nos lleve a recortar jornada a jornada puntos con la zona de salvación.

CELTA: Falcón, Vasco, Catalá, Noguerol, Lago, Garai (Trashorras, 84'), Bustos, Saulo, Botelho (Toni, 66'), Michu (Joselu, 45') y Aspas.
REAL MURCIA: Alberto, De Coz, Sergio Fernández, Iñaki Bea, Óscar Sánchez, Bruno, Mejía, Isaac (Albiol, 65'), Pedro, Natalio (Kike, 85') y Chando (Martí, 66').
GOLES: 0-1. Natalio (59'). 1-1. Joselu (90').
ÁRBITRO: Pérez Riverol. Amonestó a Botelho, Michu, Aspas, Joselu y Vasco por parte local y a Natalio, Bruno, Óscar Sánchez, Alberto e Isaac por el Real Murcia. Expulsó al grana Mejía con roja directa en el 65'
INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la decimoctava jornada de la Liga disputado en el estadio municipal de Balaídos ante 8.896 espectadores, según anunció el club vigués



Fuente:
Real Murcia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada